jueves, 11 de abril de 2013

TAJIN de POLLO con patatas, aceitunas y limones confitados

TAYIN de POLLO con patatas, aceitunas y limones confitados




En uno de los Blogs que sigo próxima salida,,,MARRAKECH, Georgina, autora de receptesdecuinadelmarroc.blogspot.com.es/, y que actua como colabora gastronómica, aporto este tayín, que como ella dice: 

El tajín de pollo con patatas es uno de los tajin de base de la cocina marroquí. Es un tajín de a diario, pues es sabroso y muy económico; basta añadirle más patatas y dejar más salsa para mojar pan para alargar el plato en caso de invitados inesperados.
   
Nosotros, hemos variado sensiblemente su receta, eliminando el Smen (Georgina te explica que es el smen) simplemente porque no disponíamos de el y le hemos incorporado un limones confitados.

 INGREDIENTES: (para dos personas) 



  • 2 Muslos de pollo completos (muslo + contramuslo)
  • 2 Patatas medianas
  • 2 Cebollas medianas o 1 grande
  • 2 Dientes de ajo 
  • Un puñadito de aceitunas 
  • 2 c/p de Ras el Hanout (cúrcuma, jengibre, cilantro, pimienta y comino)
  • Una cucharada sopera de perejil.
  • Sal 
  • Aceite de oliva 
  • 1 Limón confitado
  • 1 Cucharadita de smen (opcional).
c/p = cuchara postre


ELABORACION: 


  • Pelamos y picamos el ajo y la cebolla (en brunoisse, muy picadito)



  • En un tajine o cazuela, cubrimos de aceite de oliva e introducimos el pollo junto con la cebolla y el ajo. Dejamos hacer unos minutos hasta que la cebolla empiece a transparentar. 





  • Pelamos y partimos las patatas a en cuatro a lo largo (si es muy grande en 8).



  • Las ponemos en el tajine, añadimos la sal, las especias y la cucharadita de smen. Removemos, para que se mezclen las especias. Añadimos las aceitunas, el limón confitado y un vaso de agua. 






Tapamos. Revisamos de vez en cuando por si es necesario añadir un poco más de agua.



Y dejamos cocer durante 35/ 40 minutos.  Unos cinco minutos antes de acabar la cocción añadimos el perejil y cilantro picados. 



1 comentario:

  1. Muy saludable, la verdad, la cocina marroquí se ve sana, sana.

    ResponderEliminar